Toda inauguración de una exposición tiene su cierre en la ya aceptada y esperada recepción consistente en la invitación por parte del artista expositor, con un trago y algún bocadillo a sus seguidores y visitantes, presentes en el evento.

Esta ceremonia es propicia para la sociabilización, para el acercamiento del público al artista, para la consulta por las características técnicas de su obra, para concretar la adquisición de obras, para reencontrase con colegas y seguidores de los caminos del arte, para atender a la crítica, para gestar nuevos proyectos colectivos o individuales …

Pero… cuál es el origen de esta tradición? Qué significa su nombre?

Vernissage es una palabra francesa que, literalmente, significa “barnizado”. Cuando en el siglo XIX se realizaba un vernissage, el pintor próximo a exponer sus obras, reunía a sus compañeros más íntimos y junto a ellos barnizaba su obra dándola por terminada, antes de presentarla en una exposición al público en general. Luego, envueltos en el romanticismo y profundidad propios de la época, se compartía un buen vino.

Los anglosajones lo denominan cocktail, y los españoles, sarao. También se lo identifica como brindis. Pero la palabra francesa vernissage es la que ha tenido más amplia aceptación y significado. Actualmente la costumbre de una ceremonia previa a la presentación en público se ha fusionado en un solo acto al que asisten tanto los allegados como invitados e interesados. Y las obras se presentan ya concluidas. Variantes que el tiempo, las costumbres y las exigencias del público fueron imponiendo.

Las características de este particular momento, pueden variar tanto como la imaginación, los recursos y la voluntad del expositor así lo propongan. Es también un momento para reforzar la personalidad dela Exposición, haciendo uso del ingenio, y no perdiendo de vista la temática de la misma.

Generalmente esta presentación de hace solo una vez, por el transcurso de una pocas horas, al presentar la exposición, que permanecerá accesible al público por un período determinado de tiempo.

Las características que estos eventos han ido tomando hicieron que Servicios y Empresas de catering fuesen desarrollando propuestas más elaboradas cada vez, dado que proveen además de lo que vaya a consumirse, el personal adecuado para la atención del público.

Hoy prácticamente no se concibe la inauguración de una exposición sin este espacio-tiempo de sociabilización, creatividad y disfrute del arte, denominado vernissage